Flores, por Afonso Cruz